jardín de tu casa moderna

El arte de decorar el jardín de tu casa moderna

El jardín es una parte fundamental de las casas modernas, un espacio pensado especialmente para garantizar el confort, el bienestar y la relajación de los propietarios. Por ello, debemos crear entornos que sean capaces de hacernos sentir bien sin que por ello tengamos que renunciar al buen gusto, a la armonía visual y, por supuesto, al minimalismo, que debe primar en los jardines modernos. También, al crear tu jardín ideal, debes buscar la naturalidad de entornos que resulten puros, auténticos y sobrios, pero también emotivos y cargados de sensaciones que te evoquen momentos irrepetibles, pensados para garantizar tu descanso y bienestar. Te invitamos a crear casas de diseño MINKA Houses con algunos sencillos consejos:

 

 

Jardines minimalistas modernos

Muchas veces el jardín actúa como refugio u oasis de relax y descanso de nuestra ajetreada vida, nuestras obligaciones laborales o las obligaciones familiares. Precisamente por este motivo, un jardín excesivamente ornamentado y colorido puede acabar con la paz y tranquilidad que buscamos. Seguramente, cuando piensas en crear un jardín minimalista te vienen a la mente conceptos como orden, simplicidad, belleza y, sobre todo, elegancia y sobriedad ornamental. En definitiva, un espacio armonioso y de una gama cromática que invite a la relajación. Si esto lo situamos en el terreno práctico, se traduce en el uso limitado de especies vegetales, con especial importancia de aquellas que nos ofrecen unos colores y tonos similares y escogiendo siempre aquellas flores o plantas que destaquen por su belleza y originalidad. Y, en cuanto al mobiliario, debemos buscar la simplicidad e intentar incluir pocos muebles y bien distribuidos para dar todo el protagonismo a los elementos estructurales del propio jardín, que en una decoración minimalista deben ser aprovechados como decoración.

 

Un ejemplo de jardín minimalista sería aquel que recurre a plantas tan sobrias como el bambú. Con sus hojas delgadas y estilizadas puede llegar a alcanzar una gran altura, lo que aporta atractivo y espiritualidad al espacio. Si tenemos la oportunidad, podemos introducir un estanque sobrio, de poca profundidad y marcado por líneas rectas, que pueda extenderse a lo ancho del jardín como un espacio decorativo donde observar los juegos de luces que se reflejan en este. También podemos introducir un camino con materiales de tonos claros al lado del estanque, como una forma de dar luminosidad y amplitud a la estancia.

 

Recurre a plantas tan sobrias como el bambú

 

Podemos jugar con los niveles, en caso de que el jardín cuente con varias alturas, y ofrecer transiciones mediante bordes y formas geométricas de una a otra. Podemos decorar un sector de forma más urbana con algún solárium o una mesa baja y sofás para leer, escuchar música o descansar; y el otro, más natural, con algunas erillas de plantas, césped y elementos naturales que den una sensación de paz y serenidad. Una buena opción es dejar alguna pared con el ladrillo visible y enfrente colocar alguna planta más llamativa y estilizada. De esta manera, ofreceremos un contraste muy original. La idea es crear una imagen, al salir al jardín, que dé sensación de orden, simplicidad, elegancia y belleza.

 

Minimalismo en blanco y negro

Otra magnífica propuesta que te hacemos es decorar tu jardín minimalista utilizando una gama cromática de escalas de grises con pinceladas en blanco y negro como extremos del abanico de colores empleados. La idea es crear espacios que resulten mucho más estéticos, a la vez que sencillos, acogedores y envolventes, donde pasar momentos importantes de vuestra vida. Para ello, puedes utilizar un tono grisáceo, para decorar las paredes del jardín, e incluir plantas en zonas concretas, como barandas o erillas de cemento, donde puedes poner, por ejemplo, distintos tipos de cactus o alguna Bromelia con sus llamativas flores. Introducirán un contraste muy interesante. El hecho de utilizar una tonalidad más oscura será muy beneficioso para nuestras plantas, ya que esto evitará que se refleje en ellas la luz y las hojas queden dañadas. Sobre todo, cuando los días son más calurosos, como ocurre en verano. Podemos utilizar un mobiliario reducido en tonos grises. Por ejemplo, combinar una mesa rústica de madera envejecida con sillas de diseño contemporáneo en blanco y negro. A modo de decoración, podemos incluir en la mesa un pequeño bonsái y alguna otra planta con sus respectivos soportes en blanco o negro. Con estos tonos conseguirás un ambiente neutral, moderno y minimalista, que hará que destaque la vegetación de una forma muy original. Incluso, puedes introducir una parrilla o barbacoa y ocultarla bajo un mueble de cemento en color gris y con puertas de madera pintadas en negro, sobre un fondo de ladrillos grises. También puedes preparar una zona de relax mediante varios pufs en gris que colgaremos de la pared en los momentos en que no se utilicen. De forma simple y minimalista conseguirás crear un jardín con estilo y diseño propios. 

 

Incluir en la mesa un pequeño bonsái

 

 

Jardín minimalista de pequeñas dimensiones

Muchos jardines minimalistas tienen, como característica principal, su tamaño reducido, válido para crear espacios íntimos y privados. Por ello, no debes temer, si tu jardín dispone de pequeñas dimensiones, ya que esto te permitirá crear un espacio armonioso, elegante y muy agradable, donde podrás cuidar hasta el último detalle. Y es que la serenidad y armonía no están reñidas con el espacio. Por ello, podrás crear un jardín moderno en plena ciudad y con pequeñas dimensiones. Te recomendamos que juegues con los espacios para dar sensación de profundidad, marcando muy bien los ambientes de interior y exterior e incluyendo algún elemento refrescante. Por ejemplo, una pequeña fuente adherida a la pared y que vierta el agua en forma de lámina. También puedes introducir pequeños adoquines para dar mayor perspectiva, a modo de camino; o algún árbol en un rincón, para mostrar frondosidad y la ilusión de tener un mini bosque en plena ciudad. Esto lo conseguirás colocando en las paredes distintas plantas trepadoras y helechos frondosos, lo que irá cubriendo las paredes y dará una sensación de estar en un espacio totalmente verde.

 

 

Podemos, incluso, convertir nuestro patio o jardín pequeño en una especie de extensión del living de nuestro hogar. Esto resulta especialmente adecuado en patios interiores y zonas abiertas del interior de la casa. Este tipo de estancias te ofrece ese doble juego de salón al aire libre. Para ello, es necesario que incluyas alguna puerta corredera de cristales, como forma de separar el interior del exterior, y adaptes este último mediante un suelo de cemento o madera, algún banco de diseño y sillones confortables para pasar aquí tu tiempo de ocio y descanso.

 

 

10 ideas para crear tu jardín minimalista

1. Distribución de espacios
Una opción muy interesante es organizar los distintos espacios a partir de senderos de hormigón, a modo de grandes baldosas.

 

2. Decoración
Incorpora piezas de acero a través de esculturas de diversos tamaños, como parte de la estructura o elemento del mobiliario.

 

3. Césped
El césped no puede faltar en tu jardín minimalista y debe estar cuidado al máximo para ofrecer equilibrio, sencillez y armonía. Un consejo es que delimites algún espacio a través del césped.

 

4. Terrazas de madera
También puedes utilizar, como forma de definir los distintos espacios y contornos de tu jardín, terrazas de madera, a través de láminas de madera envejecida en tono marrón grisáceo.

 

Terrazas de madera

 

5. Usos del agua
Para aportar frescura y equilibrio, incluye, si tienes espacio, algún estanque alargado donde introduzcas senderos de hormigón. Podemos crear una lámina de agua para ver reflejarse en ella los distintos elementos.

 

6. Materiales
Algunos materiales imprescindibles en nuestro jardín minimalista son la madera (tanto en suelo como en algunos bancos, paredes y erillas) y las rocas y piedras en tonos blanco o negro, que introduciremos en parterres y como base para árboles y plantas. Podemos combinar distintos materiales para las paredes. Por ejemplo, una en piedra, alternada con la siguiente en madera, cañas u hormigón.

 

7. La iluminación
Este aspecto resulta fundamental y puede llegar de cambiar por completo la visión de ese espacio. Debe ser suave y capaz de potenciar la belleza, armonía y espectacularidad de nuestro jardín. Debemos evitar luces excesivamente fuertes y estridentes e intentar crear ambientes íntimos, anaranjados y suaves. Especialmente, en las cenas y reuniones nocturnas.

 

8. Plantas
Debemos utilizar distintas plantas para decorar las erillas y zonas vegetales. Estas pueden ser de lento crecimiento para que mantengan siempre el equilibrio y la armonía. Por ejemplo, el tejo, los setos de boj, las especies trepadoras o el bambú. Podemos incluir alguna zona de aromáticas y otras plantas utilizadas en los jardines japoneses. También resulta muy decorativo algún árbol aislado. Sitúa las grandes plantas en primer plano y las de hojas más pequeñas al fondo (para dar mayor sensación de profundidad).

 

9. Formas y volúmenes
Una idea muy original es incluir formas geométricas como cambios de niveles, escalones y contrastes de materiales. A juego con las formas rectas, nítidas y profundas. La máxima de todo jardín minimalista es la idea de evocar geometría, armonía, equilibrio, tranquilidad y pureza.

 

 

 

10. Mobiliario
Los muebles deben estar presentes, pero de una forma sutil. Hemos de utilizar materiales como la madera (para bancos y mesas) y mezclarlos con otros de diseño contemporáneo en sillas y tumbonas. Por ejemplo, de formas onduladas y sinuosas

 

En definitiva, consigue crear tu jardín minimalista, selecto y moderno con la ayuda de los especialistas de MINKA Houses. Descubrirás el gran potencial de este espacio agradable, tranquilo y relajante donde pasarás momentos especiales de tu vida.

Imagen de seguimiento