Viajes únicos: 3 trenes de lujo

Viajes únicos: 3 trenes de lujo

Hoy en día, el abanico de posibilidades que se abre ante nuestros ojos a la hora de dar forma a nuestras vacaciones es notablemente más amplio de lo que ha sido jamás. Destinos monumentales, naturales o de carácter puramente ocioso. Todos ellos están al alcance del turista medio y, dependiendo de los kilómetros que le separen de ellos, la elección del medio de transporte es una de las decisiones más importantes de unas vacaciones bien planificadas. Frente a otros medios tal vez más rápidos o baratos, el tren continúa marcando una tendencia especial entre todos aquellos viajeros para quienes el desplazamiento en sí es una parte importante del viaje. Desde su particular posición romántica, un viaje en tren puede convertirse en una experiencia difícil de olvidar por su propio aroma clásico y evocador. Cierto es que en algunos modelos modernos es difícil encontrar este carácter del que hablamos, pero el tren clásico se mantiene actualmente en activo y nos permite recorrer antiguos trazados ferroviarios que son capaces de transportarnos a otras épocas y hacernos disfrutar de paisajes ocultos que no podríamos conocer a bordo de otros medios de transporte.

 

 

 

¿Y por qué no un tren de lujo?

Existen trenes para todos los gustos. Desde ese pequeño convoy que circula a velocidad reducida por vías estrechas entre poblaciones cercanas hasta otros grandes trenes clásicos que recorren largas distancias y comunican, en ocasiones, diferentes países. Pero hoy queremos hacer un inciso en un tipo especial de trenes que suponen, por sí mismos, toda una experiencia que seguro que no olvidaréis jamás: los trenes de lujo. Son muchos los vehículos de este tipo que funcionan actualmente. Por eso, nos centramos en 3 de los más famosos. ¿Nos acompañáis en este viaje de lujo y evocación?

 

Venice Simplon–Orient Express

Venice Simplon–Orient Express

 

No podemos hablar de trenes de lujo sin mencionar este clásico de los viajes de alta gama. El Venice Simplon–Orient Express es heredero directo del famoso Orient Express, que hizo su viaje inaugural en 1883 comunicando las ciudades de París y Constantinopla, la actual Estambul. Durante los muchos años que estuvo en activo, el Orient Express original fue todo un referente de los viajes de lujo entre la aristocracia europea. Sus trayectos fueron modificados con el paso de los años y pudo llegar a lomos de sus lujosos vagones hasta una gran cantidad de ciudades del Viejo Continente. Lo más probable es que su nombre no te resulte indiferente, ya que su presencia ha sido destacada en multitud de obras de ficción, como la famosa novela de Agatha Christie Asesinato en el Orient Express.

  Venice Simplon–Orient Express

 

 

En la actualidad, el Venice Simplon–Orient Express es un tren de gran lujo formado por un total de 17 vagones originales de los años 20 y 30 del siglo XX. Todos ellos han sido restaurados con todo tipo de detalles a fin de respetar su auténtico carácter. Con sus característicos colores azul y oro, el exterior del tren resulta siempre reconocible y guarda un espacio interior de esencia art déco pródigo en obras de arte originales y marquetería de alta calidad. Si viajas a bordo de este tren de lujo, enseguida te darás cuenta de que la gastronomía es uno de sus pilares fundamentales. El Venice Simplon–Oriente Express cuenta con tres vagones restaurante diferenciados (Côte d’Azur, Etoile du Nord y L’Oriental), que se nutren de productos de primerísima calidad en cada una de las paradas que se efectúan a lo largo de su recorrido para ofrecer a sus viajeros una experiencia culinaria inigualable. Además, en su sección central destaca su lujoso y reconocido vagón bar. Si optáis por realizar el viaje clásico de este tren, podréis recorrer la distancia que separa Londres de Venecia contando siempre con la posibilidad de acortar el trayecto y ponerle fin en París. Durante el resto del año, fuera de su temporada alta, este tren puede llevaros también hasta otros grandes destinos europeos como Estambul, Viena, Praga o Budapest.

 

 Venice Simplon–Orient Express

 

 

Golden Eagle Danube Express

 Golden Eagle Danube Express

 

Este es, sin ninguna duda, uno de los trenes más lujosos que podemos encontrar en la actualidad. Has de buscar sus orígenes en la iniciativa del empresario británico Howard Trinder, que compró al servicio postal húngaro cuatro viejos vagones e invirtió cerca de 800.000 euros en una rehabilitación tan costosa como lujosa y efectiva. A estos primeros vagones se unieron otros pocos más hasta conformar el actual convoy, compuesto por 13 coches de alta gama. Si pretendes viajar a bordo del Golden Eagle Danube Express, te recomendamos que planifiques tu viaje con antelación, pues, para preservar el carácter de exclusividad de sus trayectos, este tren cuenta siempre con un aforo especialmente limitado en función del recorrido elegido. En ocasiones solamente unas 50 personas son aceptadas a bordo de sus vagones. En el interior de este tren de lujo podemos encontrar dos tipos diferentes de suites: las llamadas Deluxe y las conocidas como Heritage. Además de estas, el tren cuenta con un vagón salón donde relajarse, disfrutar del paisaje y tomar una copa manteniendo una buena conversación. El vagón restaurante del Golden Eagle Danube Express es también otro de sus principales atractivos gracias a un servicio de restauración basado especialmente en la cocina tradicional centroeuropea y elaborado a partir de materias primas de temporada y máxima calidad. La gestión de este tren corre a cargo de la compañía Golden Eagle Luxury Trains Limited, toda una referencia en el sector de los viajes de lujo desde 1989.

 

 Golden Eagle Danube Express

 

 

La oferta del Golden Eagle Danube Express está formada por varios recorridos que tienen en común su paso por los lugares de mayor atractivo del centro de Europa, de los Balcanes o del este del continente. Entre todos estos viajes, hay uno que destaca especialmente. Se trata del llamado “Joyas de Persia” y comunica las ciudades de Budapest y Teherán en un recorrido que te permitirá enlazar Occidente con Oriente y vivir una auténtica experiencia dotada de los mayores lujos a bordo de este exclusivo tren de alta gama. Eso sí, si decides optar por esta experiencia, debemos advertirte sobre su elevado coste, que puede rondar los 11.000 euros.

 

 

 Transcantábrico

Transcantábrico

 

Finalizamos nuestro especial repaso por algunos de los trenes más lujosos del mundo quedándonos en tierras ibéricas. España cuenta, entre su flota ferroviaria, con varios de los vehículos de lujo mejor valorados del momento, como el Transcantábrico, un auténtico compendio de autenticidad, exclusividad y clasicismo que seguro que no te deja indiferente. Este tren tiene sus orígenes en el año 1983, en un afán por dar vida al primer y más lujoso tren turístico de España. Para ello, se adquieren cuatro vagones provenientes de los años 20 del siglo XX y se procede a su completa restauración. A estos coches clásicos se unen otros dotados de las máximas comodidades del momento para dar forma definitiva al Transcantábrico. El resultado final es un tren de gran lujo que aúna a la perfección el clasicismo propio de los grandes viajes de la aristocracia de principios del siglo XX con todas las comodidades y el lujo del siglo XXI. En 2009, el Transcantábrico entró por derecho propio en la prestigiosa lista de los 25 mejores trenes del mundo. Un hecho que, sin duda, nos da pistas sobre la calidad de este lujoso vehículo sobre raíles.

 

El trayecto que podemos disfrutar a bordo de este tren transcurre por el norte de España y recorre una de las zonas gastronómicamente mejor reputadas de Europa. Así las cosas, la experiencia de viajar en el Transcantábrico no podía quedar exenta de disfrutar de la mejor cocina de la costa cantábrica mediante un extenso programa que alterna los fogones propios del tren con visitas a los mejores restaurantes de las ciudades que este atraviesa en su recorrido. Las suites que podemos encontrar en su interior se dividen en dos categorías diferenciadas: Gran Lujo y Estándar. Además de estas, el tren está dotado de todas las grandes comodidades del momento y te ofrece un extenso programa de actuaciones, música en directo y toda clase de divertimentos similares.

 

Transcantábrico

 

En el caso de que estés pensando en subir a este tren, debes de saber que existen diferentes posibilidades a la hora de planificar tu viaje. Por un lado, encontramos el llamado Transcantábrico Clásico, que recorre la distancia entre León y Santiago de Compostela y ofrece a los viajeros opciones de entre 8, 5 o 4 días de viaje. La alternativa a esta primera opción es el conocido como Transcantábrico Gran Lujo, una experiencia de alta gama que une San Sebastián con Santiago de Compostela en un recorrido de 8 días y 7 noches.

 

Transcantábrico

 

A modo de conclusión

Hasta aquí alcanza esta visita a 3 de los trenes lujosos más sorprendentes del mundo. Sin duda, un viaje realmente fascinante y que podría alargarse durante páginas y páginas, pues son muchos los vehículos similares que se encuentran actualmente en servicio en todo el mundo y gracias a los cuales podemos disfrutar de paisajes tan singulares como el continente africano, Australia, los confines orientales de Europa, las extensas llanuras de Asia o, incluso, las inmediaciones del Machu Picchu. Una experiencia que, aunque lejos de estar siempre al alcance económico de todos, te ayudará a evocar lo mejor de los viajes clásicos de la época dorada de los trenes.

 

Imagen de seguimiento